El centro neurálgico de la obsesión mamaria. Somos y existimos por el disfrute de unas buenas tetas naturales, grandes, medianas, pequeñas; con o sin leche...

Pasión Mamaria

Hace 7 años nació un lugar, un templo que por varios años sirvió de refugio y hogar para todos nosotros, el clan de los Vampiros Blancos. Les hablo de Pasión Mamaria y su creador, Lactferatu, quen en ese tiempo fue liderando el sitio dando a conocer, que en cada rincón del planeta hay miembros de nuestro clan.

Demostró sin lugar a dudas, que por más que la sociedad nos rechace y nos tachen de locos, no estamos solos y que muchas veces la gente tiende a tener doble moral con respecto a estos temas.

En ese largo camino nos compartió muchas experiencia, lecciones y guías, todo lo que quizás no hablaríamos con cualquier persona. Sería una pena que las nuevas generaciones no sepan como nació la primera web de habla hispana sobre lactofilia. Es por eso que de ahora en adelante existirá esta sección, en la que, se agregarán algunos de los mejores posts de nuestro templo sagrado, con el fin de que todos puedan ver como inició este clan.

Recuerdo que a nuestro líder no le agradaba llamarlo "lactofilia", así que simplemente llamémoslo: Pasión Mamaria. Sin más, pueden visitar las ruinas del que una vez fué nuestro hogar.

Este mis compañeros y compañeras del clan, es un homenaje bien merecido a Pasión Mamaria, y sobre todo a nuestro líder Lactferatu.


Y a continuación, un compilado de los mejores post de Pasión Mamaria.

8 de Octubre del 2007 No me quedé sin leche
No me quedé sin leche
En tal día como ayer, donde más de 300 mujeres se pusieron a enseñar y a meter sus tetas en la boca de sus crios para reinvindicar las excelencias de la leche materna, la verdad es que era jodidamente frustrante que un vampiro blanco, como lo soy yo, no tuviera unas tetas lechosas y solidarias que llevarse a la boca en un día como ayer. Yo también quería celebrar el tema y me dio por visitar cierta pagina de contactos y... ¡milagro! había una zorra que ofrecia sus pechos repletos de leche a cambio de una cantidad concreta. Solo me faltó ver el modelo de volumenes mamarios, cuya foto más atrayente os coloco aquí.

Pues bien. Acudi raudo y me enteré que la pillaba por pelos ya que hoy mismo, ya no iba a estar en el tema/negocio. Ya se sabe: emigrante, mujer casada.... decente, preocupada de que la pillara el marido pero con apuros economicos. La combinación ideal. Así que me dijo que ya piraba, al menos, en el mismo sitio que donde la había encontrado.

En el anuncio ponía que tenía 25 años pero... siendo sinceros, tenía algunos más. Tenía un cuerpo exhuberante y de cara no estaba mal. Pero los treinta y pocos, seguro que los había cumplido. Empecé a inquietarme por si al final la propietaria de las ubres que veis en la foto, no tendría la leche que prometia en el anuncio.

Pero sí, la cosa fue negociar el precio ya que también quería catarle la boca y el coño como mínimo. Me dijo que lo del coño también era por pelos ya que había acabado la cuarentena hacía poco. Que normalmente hacia mamadas y cubanas por un poco más del precio estipulado "pero que si pagaba algo más", podía usarle la caverna jugosa.

El acuerdo llegó, pagué lo acordado y en pocos minutos estaba ahí ya amasando o mejor dicho ordeñando en dirección a mi boca esas tetonas que veis. Salía leche, sí, más de la derecha (foto) que la izquierda, aunque al principio costaba un poco. Me dijo que en lo que llevaba de día había dado el pecho a mucho mamón como yo. (Claro, siendo el día que era, no iba a ser yo el único afortunado) pero a base de mis expertas succiones y ordeños con las manos, aquello empezó a salir en chorros de fuente blanquecina, y encima la hembra ponía de su parte poniendo cara de viciosa y sacando la lengua, como si esas succiones le estuvieran poniendo a mil... igual podía ser o no. El caso es que estaba riquisima esa leche, chicos. Mmmmm hacia tanto tiempo que no mamaba un buen par de tetas lactantes... mi polla ya estaba bien tensada y la zorra me obsequiaba con sus miradas y su mano ordeñandome mi falo. Las tetas estaban muy turgentes, caidas un poco, logicamente, pero es normal por el estupendo rol de botijos con leche que interpretaban. Los pezones, oscuros, como veis pero bien duros. Si dabas una buena succión, la boca se te llenaba más de la mitad de leche, que solo debías saborear con el paladar y tragar.

Así estuve casi 30 minutos hasta que opté por follarle la boca. Ella se puso de rodillas y ahí comenzó la mamada que combinó con una cubana de ordago. Supongo que intentaba que no pidiese su coño. Y casi lo consigue porque movia la lengua y succionaba como una autentica cabrona y luego estaban esas tetas que me bañaban la polla con su leche o me la aplastaban en en canalillo mientras ella las apretaba duro.

Pero quise su coño y no me andé por las ramas. Salió mi lado "dominante" y se la empotré de un embiste puro y duro. El grito que pegó, no fue una simulación aunque si lo exageró un poco. Me dijo que había sido más bien salvaje y que si me había olvidado de que habia acabado la cuarentena. Me disculpé pero con mi polla bien empotrada. La estuve bombeando asi, viendo sus tetas dando el danceo semicircular un buen rato, si no es que se ordeñaba para que el efecto de chorritos blanco a modo de fuente, fluyera de sus oscuros pezones, hasta que me corrí en el preservativo (¿Qué os habíais pensado?). Antes de irme, le pedí que me llenara una botella de agua vacia que había llevado (hay que estar en todo) con algo más de su leche y me fuí.

¡Qué morbo era ir por la calle bebiendo leche materna!.



Link original
7 de Enero del 2008 La primera del año
La primera del año
Creo que el 2008 comienza con buenas vibraciones. Después de mucho insistir, no recuerdo bien los emails enviados, finalmente he tenido respuesta y he llegado a un acuerdo con una interesante ama de cría que se anuncia en una de las múltiples páginas de contactos que pululan la red.

Creo que mi encanto especial ha contribuido a que finalmente este miércoles tenga cita con, espero, un par de suculentas tetas lechosas, las primeras del año que mamaré a la salud de todos vosotros que os consideréis vampiros blancos como yo. Intentaré contaros con detalle la experiencia antes de que termine la semana.

La única pega es que la "broma" o mejor dicho sería decir "la necesidad" metabólica que como vampiro blanco tengo, me va a salir por más de 90 euros. Teniendo en cuenta que leí en algún sitio que un litro de autentica leche materna a la venta en un comercio alcanzaría los 60 euros, creo que si voy a poder amorrarme directamente a las turgentes ubres de una propietaria, es una inversión aceptable por 45 minutos de tiempo. Eso sí, como se lee en el anuncio y ella me ha dejado de nuevo claro por teléfono, "nada de sexo". Aunque me permitirá al menos pajearme si la sangre me baja demasiado al rabo, cosa segura.

La verdad es que siempre he creido que unidos, los vampiros blancos podríamos conseguir mucho más si nos coordinaramos y compartieramos esfuerzos y presas... pero como la mayoría sois tan... ¿solitarios?. Pues este es el precio.

Habría que cambiar esta dinámica, sobre todo porque cuesta mucho conseguir mujeres en periodo de lactancia para poder succionarles hasta vaciarles, los pechos, pero desde luego, no voy a ser yo que os lo ponga a huevo.



Link original
10 de Enero del 2008 De los mejores desayunos de mi vida
De los mejores desayunos de mi vida
Cuando estoy en mi puta mesa del despacho, tomandome un mísero cafe con leche de máquina y un par de donuts y recuerdo que hace poco más de 24 horas me encontraba disfrutando de, tal vez, una de mis mejores experiencias como mamador de leche materna, me deprimo un huevo.

La experiencia fue sublime y solo lamento que mis reiterados intentos de negociación con la propietaria tetera no llegaran a buen termino para que se dejase fotografiar los pechos. No hubo modo. "Tu no sabes la que me estoy jugando. Lo siento pero no". Y tuve que respetarla.

Llegué al apartamento que compartía con dos amigas "que no saben nada" sobre las 09.30h tal como habiamos apalabrado. Abrió la puerta y lo que ví ya me gustó. Guapa, ojos claros, cabellos ondulados castaños hasta los hombros y con la figura bastante recuperada para que, como me dijo, hiciera casi dos meses que había dado a luz. "Gimnasio y perseverancia". Me dijo que fueron sus secretos. Pasamos al salon donde me acomodé al sofá que presidia el recinto. Hablamos un poco por encima. Es soltera ya que el padre del pequeño, se desentendió del asunto (no me quiso explicar los motivos) al 6 mes de embarazo. Se la notaba incomoda de contarme eso pero parecía que lo necesitaba en cierto modo. "No soy una puta". Al instante le dije que lo tenía claro. Que estaba ahí solo para disfrutar un poco de una zona de su anatomia y un nectar que en estos momentos tenía la fortuna de producir. "Esto lo hago solo provisionalmente. "Necesito dinero para volver de donde vengo". Permanecía callado y fingia en parte que me importaba la charla pero los ojos se me iban a la zona de su sueter beig que ocultaban dos glandulas que me hacían la boca agua poder echarme ya sobre ellas, pero mantuve las composturas unos minutos más.

"¿Me pagas?" Eso sí fue directo y bueno, saqué mi cartera y mostré lo acordado pero sin darselo. Le propuse entonces algo más de dinero por dejarme hacerle unas fotos de sus tetas. Se negó en redondo. "Podria buscarme la ruina". "¿Por solo fotografiar tus tetas?" Le pregunté. Me dijo que sí. Que todo eso lo hacía porque necesitaba el dinero y sabía que habian muchos hombres como yo. "Tengo un monton de mails en mi buzón pero solo elijo a pocos, los que me dan buenas vibraciones o tienen un no se qué. Hay que tener mucho cuidado con todo esto". No insistí por ese momento. Le dí lo acordado y ella lo guardo entre las hojas de un libro de una libreria cercana. "¿Aqui mismo o en la habitación?" Me preguntó. Miré alrededor y bueno vi una ventana pero con la cortina corrida. Le pregunté si estabamos solos y me dijo que si excepto el crio que dormía en su cuna. "En las tomas que le he dado hasta ahora, no ha comido mucho. Has tenido suerte".

Hacía rato que mi polla brincaba ya un poco por detrás de mi bragueta. Solo me faltaba ese comentario tan sugerente. Le dije que en el mismo salón. Me preguntó si queria que se quitara le jersey o lo subiera. Le dije que se lo quitara. Asi lo hizo. Y vi que llevaba unos típicos sostenes de lactancia. De esos que se desengancha la tela frontal sin necesidad de sacarselos completamente para dar de mamar. Llevaba una almohadilla de esas de recoge leche. Mi polla ya daba tirones salvajes sobre todo cuando le pedi que, si podia, se sacara totalmente la prenda quiería esas tetas libres totalmente. Ella sonrió y medio en broma dijo "Ya empezamos con las exigencias..."

Dios... qué tetonas... amigos mios... blanquitas... de pezones rosados y aureola grande. Talla 95 seguro totalmente, como mínimo. Los tuberculos de montgomeri (granitos que hay repartidos por las aureolas de las tetas) bien marcados y en el pezon un claro agujero principal por donde iba a brotar la riquisima leche que me disponia a mamar. Estaban turgentes, lo sabia con solo contemplarlas... mmm. Se tuvo que levantar del sofa unos instantes y puse toda la concentración en ver el movimiento mamario y la señal era clara: Esas tetas estaban muy bien cargadas y parecian globos de leche. Volvió con un rollo de papel de cocina. "A veces mamais tan torpemente que podeis manchar lo que no se debe". Le pregunté entonces a cuantos les había dado ya el pecho. "Procuro que sean unos 6 o 7 a la semana pero solo llevo 3 semanas en el tema" Al cabo de un momento estaba como ella me había pedido: tumbado sobre sus piernas, boca arriba y con las tetas cerca de mi cara. Recordé las escenas japonesas de mujeres dando el pecho a hombres. Ahí estaba yo con la teta derecha rozandome la nariz por momentos. Ella se inclinó un poco y deposito su pezon e hizo chocar la aureola en mis morros. A partir de ese momento era cosa mía.

Y comencé a succionar... Al principio no notaba casi nada... Ella me ayudó "ordeñandola" un poco para estimular la bajada de leche y a los pocos segundos notaba a cada succión el tibio nectar entrandome cada vez más facilmente a la boca... Me cago en la puta... que gozada... Solo los que amamos este acto de amamantar los pechos de una lactante, podemos comprender bien la dimensión, ¿verdad, chicos?. Ahí estaba mamando cada vez más facilmente. Ella a ratos me miraba y mayormente no lo hacía. En algún momento intentaba preguntarle cosas pero no era muy amiga de hablar y menos de lo que estaban haciendole. Le pregunté que si le hacia daño. "Al menos no muerdes. Algunos son un poco animales pero ya los ves venir". Le pregunté que hacía en ese caso. "Aguantarme siempre que no me deje los pezones machacados. Les recuerdo que mis tetas estan criando a un recien nacido, pidiendo un poco de más respeto y entonces se calman bastante. Algunos luego me dan algo más de dinero por las molestias".

Seguía mamando y la polla dandome bandazos dentro del pantalon. Le pedi permiso para sacarme el rabo y machacarmelo pero me dijo que no. Que le resultaba violento. "Lo haces bien. No lo estropees". Eso me jodio pero en cierto modo valía la pena porque he mamado suficientes tetas llenas de leche pero esas, por la forma, por la facilidad y abundancia de extracción y el agradable sabor, compensaba que no pudiera machacarmela. Al cabo de un rato, cambie de teta. Ella hizo lo mismo y esta vez me permitió ordeñarsela yo mismo con las manos. Para mi polla, un tormento pero por otro lado, una gozada añadida. Que duras y tersas... turgentes... exquisitas. Le ponía un 10 a esas tetas. Os lo juro. La izquieda se comportó como la derecha. Al principio, en las primeras succiones, dificil. A penas salía leche pero luego ya... unos chorritos directos a mi paladar...

El tiempo paso volando y me encontraba ya secandome los morros y ella guardandose las tetas que aun goteaban, haciendo que recurriera a las almohadillas secas y acto seguido colocándoselas en el sosten de lactante... Le dije si podría volver a venir y me dijo que no tenía inconveniente pero que iba a reducir los servicios porque "no era agradable" Sentía que le robaban el alimento de su hijo pero sabía que habían muchos como yo. "Me ha sorprendido que hubiesen tantos, de verdad".

Entonces le dije que eramos Vampiros Blancos dentro del armario y claro me miró como el que mira a un loco. Creo que ahí la cagué para el futuro. Me fuí con su sonrisa y yo aun con ese sabor de leche materna en la boca. Saboreandola todo lo que podía. Cuando llegué a la oficina, me tuve que pajear tres veces, recordando pues era todo lo que de allí me había podido llevar.

Paciencia.



Link original
16 de Enero del 2008 Recuerdos lechosos
Recuerdos lechosos
Me está resultando dificil quitarme de la cabeza la experiencia con la mama lechera del otro día y pienso que la única salida que voy a tener es repetir con ella, si como espero, no hay problema para eso. Lo preocupante es que llevo días sin ver su anuncio y eso me da mala espina. Igual ya ha cerrado el asunto y el resto de la leche se la quiere reservar a su cachorro. Será cuestión de mentalizarse para que, el peor de los casos, no vuelva a sentir ese tacto en mis morros de una explendida aureola húmeda de la leche y unos succionables al máximo pezones. Solo recordarlo ya se me pone la polla a mil.



Link original
Próximamente... Próximamente...
Próximamente...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Di todas las cochinadas que quieras, pero solo con dos reglas que cumplir:no insultes gratuita y directamente ni a individuos concretos ni colectivos. No se admitirán comentarios que inciten a enfrentamientos entre lectores. Sus malos rollos, fuera de Mamelladores.